Uruguay: Trabajo y reincidencia penal

Asegurarles trabajo a presos q

ue recuperan la libertad ha demostrado ser una forma exitosa de reducir drásticamente la reincidencia delictiva. Aunque ha caído el porcentaje global de quienes vuelven a delinquir, igualmente existe en ese rubro una diferencia abrumadora entre los que ingresan al mercado laboral o se mantienen al margen al salir de la cárcel. Patricia Peralta, directora del Patronato Nacional de Encarcelados y Liberados, anunció que la reincidencia ha caído a entre el 5% y 7% entre las 650 personas a las que el organismo consiguió trabajo en los dos últimos años, al quedar en libertad. La cifra es 10 veces menor a la reincidencia de alrededor del 50% entre los 1.200 reclusos que anualmente vuelven a la calle.

Al dar a conocer esta cifra, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, destacó que representa una reducción del 30% con respecto a la reincidencia que se registraba hasta hace cuatro años, aunque continúa siendo alta. Señaló que su cartera ha seguido el modelo carcelario y de rehabilitación de España, uno de los países europeos con mejores niveles de seguridad pública. El expresidente socialista de España, Luis Rodríguez Zapatero, explicó, en su reciente visita a Montevideo, que durante su gobierno se endurecieron las penas, se mejoró la eficacia preventiva y represiva de la Policía y se profundizaron las tareas de rehabilitación, con lo cual la reincidencia bajó a 30% de los reclusos liberados.

Los resultados revelados por Peralta y Bonomi indican claramente la conveniencia de expandir los acuerdos ya logrados con instituciones privadas y públicas para asegurar empleo a los presos que han cumplido sus condenas. La cámara y el sindicato de la construcción, Cutcsa y algunas bodegas tienen acuerdos con el Patronato para dar trabajo a esas personas, al igual que OSE, seis intendencias del interior, el Correo, el Ministerio de Transporte y la Administración Nacional de Puertos en el sector público. Peralta informó que se negocian actualmente acuerdos similares con la Unión de Exportadores, el Ministerio de Desarrollo Social y la Intendencia de Montevideo, ya que la mayoría de los presos liberados corresponden al área metropolitana.

Los esfuerzos han dado hasta ahora resultados fructíferos, lo cual debe actuar como aliciente para que otras instituciones del sector público y privado se incorporen a los programas de rehabilitación. Estos incluyen una evaluación de los reclusos para determinar si son socialmente recuperables, a lo que sigue el aprendizaje del tipo de empleo que puedan asumir. Pero queda mucho por hacer, ya que los presidiarios liberados que se han incorporado al mercado laboral y no han vuelto a caer en la delincuencia representan solo alrededor de una cuarta parte de los que cada año recuperan la libertad.

El todavía alto porcentaje de reincidentes y los que se inician en la delincuencia mantienen latente la inseguridad en que viven los ciudadanos, especialmente en Montevideo y otros centros urbanos. Es una razón de peso para que más instituciones públicas y privadas se incorporen a la tarea loable de rehabilitación con base en el trabajo legal. Esta política del Ministerio del Interior, el Patronato y otras organizaciones no solo ayuda a personas que se desviaron en algún momento de la vida recta, sino que también contribuye a disminuir en algo el riesgo cotidiano de los ciudadanos de ser víctimas de alguna forma de delito.

Trabajo y reincidencia penal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s