Argentina: Nuevo enfoque para trabajar por la reinserción social de los presos

En una recorrida exclusiva de El Esquiú.com por las instalaciones del Penal de Miraflores, se pudo conocer de qué manera trabajan, cómo pasan sus días y cuáles son las oportunidades que tienen los 471 convictos que cumplen su condena en el lugar.

El director del Servicio Penitenciario de la provincia, Daniel Romero, comentó cuáles son los principales objetivos a alcanzar con la población carcelaria. Es abogado y asumió el cargo el 2 de septiembre último.

Explicó que se apuesta fuertemente al proceso de reinserción social de los cientos de internos que cumplen condena en la institución, a través de talleres de panadería, herrería, textil, de carpintería, cuidado de huertas y albañilería. De esta manera, procuran que los internos se preparen para tener una nueva oportunidad cuando queden en libertad.

A partir de los lineamientos de la nueva gestión de la dirección del Penal, la producción que se realiza tras las rejas comenzó a adquirir mayor calidad para derribar las barreras que existen y salir a competir. Tal es el caso del taller de panadería que hace tiempo tiene la institución y que a partir de una serie de capacitaciones redobló la apuesta y hoy en día elabora productos que se comercializan en distintos puntos de la ciudad a un costo bastante accesible y de una excelente calidad.

“Comenzamos a trabajar mejorando la calidad de los productos que se elaboraban dentro de la institución. El taller de panadería trabajaba sólo para el consumo dentro de la institución, mientras que el resto de los talleres trabajaba por encargo. Hoy decidimos redoblar la apuesta y comenzamos a capacitar a los procesados para mejorar la calidad de la producción y expandir el abanico de oferta de productos de panadería. Es por eso que, a través de un convenio con el gremio de los panaderos, iniciaron las capacitaciones. Una vez capacitado el personal, empezamos a comercializar los subproductos que se hacen dentro del penal, como facturas, bizcochitos, tortillitas, masas, pre-pizzas entre otros. Principalmente por dos objetivos: que los internos adquieran conocimiento en un oficio y posean antecedentes laborales para que, llegado el momento de su egreso, puedan reinsertarse en la sociedad y tener una salida laboral. Por otro lado, el proceso de formación ayuda a las personas privadas de su libertad a lidiar con la pena y disminuir los niveles de estrés y ansiedad luego de haber cometido un error”, comentó Romero.

 

Solidaridad

Además, el director del servicio Penitenciario manifestó que otros de los lineamientos que persigue la institución es la solidaridad, ya que el penal realiza una vez por semana una donación hacia una institución que lo necesite. “El trabajo solidario es muy importante: una vez a la semana se entrega el pan o parte de la cosecha de nuestras huertas a una institución que lo requiera, sea un merendero, el hogar de ancianos, el hogar-escuela o algún comedor. No solamente donamos la producción sino que también colaboramos ofreciendo mano de obra en construcciones, obras de mantenimiento y reconstrucción a asociaciones o instituciones que nos requieran”, expresó, y puntualizó: “La gente que llega a un penal viene con un alto grado de vulnerabilidad, tiene un concepto de no servir para nada, que sólo puede hacer una cosa, que es delinquir; hay quienes nunca se sintieron útiles. Imagínese lo que representa para los internos formar parte del arreglo de un comedor”.

 

Áreas

Cabe destacar que el Servicio Penitenciario posee varias áreas de trabajo: la de producción, la de mantenimiento y el sector administrativo. El director de la institución indicó que, de los 471 internos, el 85 por ciento se desempeña en algunas de estas áreas, mientras que el 15 restante no lo hace por una decisión propia que escapa a las oportunidades que existen.

 

Puntos de venta y proceso de comercialización

Los productos que elaboran los internos en los distintos talleres productivos se comercializan en distintos puntos de la ciudad.

En el caso del taller de panadería, la elaboración es comercializada de lunes a viernes, en el horario de la mañana, en los quinchos del parador de las oficinas de la municipalidad de Valle Viejo. Los días miércoles se pueden adquirir en la plaza del Ajedrez y en el Mercado Municipal de Abasto, mientras que los días sábado personal de la institución monta su stand en la feria de frutas y verduras de la plaza de Choya y en la Plaza del Aborigen. El resto de la producción de herrería, carpintería, bloques y elaboración textil se comercializa por encargo.

Los interesados deberán dirigirse al penal y hablar con el personal de producción.

Todos y cada uno de los talleres de producción se sostienen a través de las ventas y pedidos que posee el establecimiento.

 

Costos

Los precios de los productos que elaboran los internos son bastante accesibles. En el caso del pan, el kilo está a 12 pesos, al igual que las facturas; ninguno supera los 15 pesos.

En el caso de los bloques para la construcción, que se trabajan por encargo, cuestan 4,50.

Lo recaudado se invierte en materia prima y se paga un incentivo a los convictos encargados de algunas de estas áreas.

 

Internos: régimen y actividades diarias

En cuanto al régimen que posee el Servicio Penitenciario, el titular de la institución Daniel Romero señaló que todos los internos tienen la obligación de terminar los estudios secundarios y primarios, por lo que dentro del penal funciona un establecimiento educativo.

“Los reclusos tienen la obligación de terminar sus estudios si es que quieren recibir algunos beneficios, como son los talleres. La escuela funciona por la mañana. Una vez terminada la jornada lectiva, recién se desempeñan en los talleres. La apertura y el ofrecimiento son para el 100 por ciento de ellos. Claro está que todo proceso de reinserción depende de la voluntad de cada uno de los internos. Hay gente que se somete al régimen y va cumpliendo con todas las pautas y hay quienes no se adecuan al proceso y no cumplen con los requisitos mínimos de la estadía en la institución, que son establecidos por la jueza de Ejecución Penal”, informó el funcionario.

 

Seguridad

En cuanto a convivencia y seguridad, todas las personas son sometidas a normas y reglas propias que forman parte de la vida cotidiana dentro del establecimiento. El predio está dividido por sectores. A media que los internos atraviesan las locaciones, son sometidos a cacheos, al igual que cuando se deben dirigir hacia algunos de tales sectores. En la mayoría de los casos son trasladados en compañía de un oficial.

 

Cámaras

Todo el predio es vigilado por oficiales y por 45 cámaras de seguridad, ubicadas en puntos estratégicos, que son monitoreadas las 24 horas del día. El objetivo es tener un mayor control sobre la actividad dentro y fuera de las instalaciones penitenciarias.

Los 4 anillos en los que se encuentran divididas las 45 cámaras están emplazados en la torre central, que se encuentra en la parte superior, y cuenta con dos cámaras tipo Domo, con vista panorámica hacia el Norte y el Sur.

Los controles, las normas y reglas son llevados a cabo por los internos. Según explicaron los oficiales, son pocos los que no cumplen con las expectativas.

 

Visitas de familiares

Las visitas de los familiares a los internos del penal, según indicó el jefe de Seguridad del Servicio Penitenciarios, Iván Figueroa, son sagradas. “El acompañamiento de la familia en el proceso de reinserción es fundamental. Los procesados ya tienen una condena y con lo único que cuentan es con la familia y amigos, es por eso que es fundamental esa compañía. Dependiendo del comportamiento, los convictos van accediendo a mayores beneficios. Por pabellón hay 25 personas, cada familiar debe convivir con otras familias y en paz, es un trabajo diario de todos los días”.

Cabe mencionar que los internos ejemplares, con muy buena conducta, pueden acceder a un régimen de visitas de hasta tres veces a la semana. El horario abarca cinco horas.

En cuanto a la vida íntima y sentimental de los reclusos, Figueroa señaló: “Los permisos para las visitas higiénicas y para contraer matrimonio son solicitadas con antelación y dependen del comportamiento y los antecedentes de cada interno”.

 

Nuevo enfoque para trabajar por la reinserción social de los presos – Diario El Esquiu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s