Empleo juvenil: Una estrategia acertada para poner fin a la pobreza en el mundo | Voces

Durante el pasado año, la comunidad del desarrollo ha dado mucha atención al logro de dos hitos mundiales en 2030: poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. El Grupo Banco Mundial y la International Youth Foundation, junto con muchos de nuestros asociados públicos, privados y filantrópicos, han reconocido que para alcanzar tales ambiciosas metas en el mundo debe haber un crecimiento económico inclusivo y con base amplia, que se centre directamente en la juventud y en los empleos. Aquí exponemos por qué pensamos que seguir esta estrategia es una prioridad tan urgente.

Entre ahora y 2030, una cantidad sorprendente de 1000 millones de jóvenes se incorporará a los mercados laborales en búsqueda de trabajos decentes y una vida mejor. A este desafío, se suma la necesidad, según estimaciones, de crear 5 millones de puestos de trabajo mensualmente solo para mantener las actuales tasas de empleo juvenil. Los jóvenes —tanto de la presente generación como de la próxima— se enfrentarán a una realidad verdaderamente cruda a menos que se dé mucha más atención y recursos y  se tomen medidas con el fin de combatir el incremento del desempleo juvenil.

Los esfuerzos que se han hecho hasta el momento para abordar esta crisis mundial —que ha dejado en la actualidad  a casi la mitad de la juventud desempleada, subempleada o estancada en empleo de bajas remuneraciones y sin porvenir— han conducido a algunas nuevas iniciativas prometedoras. Pero debemos avanzar desde programas experimentales hacia medidas sostenidas y ampliables.

Como respuesta, seis organizaciones asociadas —el Grupo Banco Mundial, Accenture, International Youth Foundation, Plan International, Corporación RAND y Youth Business International— anuncian hoy el lanzamiento de una nueva coalición mundial que, creemos, ayudará a millones de jóvenes y mujeres  a ingresar al mercado laboral en los próximos años. Se trata de “Solutions for Youth Employment” (Soluciones para el empleo juvenil), (i) o S4YE, la cual se crea en un momento crucial.

Para quienes luchan por construir una vida mejor, el desarrollo sostenible significa tener un empleo, especialmente un trabajo en el sector privado que pueda convertirse en una carrera de largo plazo. Estar empleado significa tener un ingreso predecible que permite proporcionar alimentación, vivienda y atención de salud básica al grupo familiar. De manera similar, iniciar una pequeña empresa puede proporcionar ahorros, permitir a los jóvenes empresarios emplear a otros miembros de la comunidad y crear una vía para la tributación. Una fuerte base impositiva se convierte en el medio para que cualquier economía pueda costear los servicios básicos de las redes de protección social que pueden ayudar a evitar la pobreza extrema o atenuar su impacto durante las crisis económicas.

Hoy, la mayor cohorte demográfica de juventud en la historia del planeta —algunos la llaman el “saliente de jóvenes”— está lista o determinada a incorporarse al mercado laboral. Para alcanzar nuestras metas de 2030, un número mucho mayor de estos jóvenes debe ser contratado y continuar siendo empleado en trabajos decentes, ganando salarios regulares o dirigiendo una pequeña empresa durante la próxima década.

Mirando hacia el futuro, debemos hacer más para cerciorarnos que la actual generación de adolescentes mayores y los que tienen más de 20 años consigan un empleo y se mantengan en sus carreras para 2030.  También sus hijos —los bebés y niños pequeños de hoy que son parte del “saliente mundial de la juventud”— deben estar completamente preparados para tener éxito en el mercado laboral cuando estén en edad de trabajar. Cuando estas dos generaciones tengan un empleo remunerado, se convertirán en el “dividendo juvenil” que puede impulsar el crecimiento económico y la prosperidad durante los próximos 50 a 60 años.

Si, por el contrario, estos jóvenes no pueden encontrar ese primer trabajo decente, es probable que ellos no tengan un empleo, o un ingreso, por el resto de sus vidas. El malestar y la inestabilidad cada vez mayores en el mundo de hoy son un testamento dramático de lo que puede ocurrir (y de lo que sucederá) cuando no se cumplen los sueños de tener una vida digna e independencia financiera.

Los empleos y un crecimiento económico inclusivo y de base amplia—donde aquellos que están en la parte inferior de la escala económica, especialmente los jóvenes, tienen las habilidades y las oportunidades de formar parte de la clase trabajadora y de convertirse en contribuyentes y consumidores—, son la única manera de terminar con la pobreza extrema y de aumentar la prosperidad.

¿Por qué la S4YE está en una situación tan sólida para abordar estos desafíos y lograr avances? En primer lugar, se trata de un grupo poderoso, diverso y único de líderes gubernamentales y empresariales, de responsables de formular políticas y de organizaciones sin fines de lucro que están todos comprometidos con mejorar las perspectivas económicas de la juventud. En segundo lugar, la S4YE intercambiará de manera sistemática con sus asociados el creciente acervo de conocimientos sobre las mejores prácticas y programas que puedan generar un impacto duradero en los jóvenes y sus comunidades. Tercero, los miembros de la coalición tendrán la capacidad de aprovechar sus recursos conjuntos y dirigirlos a inversiones que apoyen soluciones para el empleo juvenil eficaces, a gran escala y sostenibles, en niveles nunca antes vistos.

Nuestros jóvenes tienen el enorme potencial de convertirse en los motores del crecimiento económico y de la prosperidad en las próximas décadas. Garantizar que esa capacidad se haga realidad, y que alcancemos nuestra ambiciosa meta de terminar con la pobreza extrema en el mundo, no es una tarea fácil o a corto plazo. Esto demandará que aportemos con nuestras mejores ideas y nuestros recursos colectivos y mantengamos un compromiso permanente en el futuro. Únase a nosotros.

Arup Banerji es el director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Grupo Banco Mundial.  William S. Reese es el presidente y director ejecutivo de la International Youth Foundation.

 

Siga al equipo de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial en Twitter: @WBG_SPLabor.

Siga a la International Youth Foundation en Twitter: @IYFtweets.

Vea el video en Instagram de Solutions for Youth Employment (i) en: http://instagram.com/worldbank

Empleo juvenil: Una estrategia acertada para poner fin a la pobreza en el mundo | Voces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s