EEUU (columna de opinión): Una segunda oportunidad | El Nuevo Herald El Nuevo Herald

Una nueva generación de legisladores estatales del condado Miami-Dade quiere aliviar las rigurosas medidas contra el delito que han dañado la vida de muchos jóvenes por casi 20 años.

En una reunión la semana pasada con la Junta Editorial del Herald, los representantes estatales Erik Fresen y José Javier Rodríguez y los senadores Oscar Braynon II, Gwen Margolis y Anitere Flores hablaron de su compromiso con alinear la ley de justicia juvenil con la realidad de los jóvenes.

Reconocen que después de encarcelar a infractores juveniles no violentos, cuando salen en libertad con un arresto en su historial se les dificulta seguir un camino recto. El costo en potencial humano y en las finanzas del estado puede ser mucho más alto que cuando se les da la oportunidad de alejarse del delito desde el principio.

Este criterio lo comparten el senador estatal René García, también de Miami-Dade, y la representante estatal Mia Jones, de Jacksonville.

El senador García, republicano, ha presentado la propuesta SB 378, que autorizaría a la policía a dar un aviso a un menor que admita haber cometido un delito leve o informar al padre o al tutor del menor de la infracción cometida, contemplando que en situaciones excepcionales la policía puede arrestar a una persona que cometa un delito leve por primera vez, con el fin de proteger la seguridad del público.

Lo principal es que a algunos chicos se les daría una segunda oportunidad.

Es una iniciativa digna de mérito que puede cambiar muchas vidas. Con frecuencia, jóvenes que no desean hundirse más en el sistema de justicia ni pasar al de adultos, han sido rechazados al buscar trabajo, o al tratar de entrar en las fuerzas armadas o ir a la universidad.

La propuesta del senador García va de la mano con otra buena idea, una medida presentada por la representante Jones. Ella y Arthenia Joyner, que ha presentado una propuesta similar en el Senado, dicen que, dependiendo de la naturaleza del delito, si los jóvenes cumplen sus sentencias y pagan sus multas, sus antecedentes deben borrarse automáticamente.

En estos momentos, deben esperar a cumplir los 24 años para que les borren los antecedentes. La representante señala que un historial manchado obstaculiza sus intentos de ser ciudadanos respetuosos de la ley.

“Son muchos años entre los 18 y los 24”, dice la representante. “Queremos darles un nuevo comienzo como adultos, para que las malas decisiones no los sigan perjudicando. Queremos darles a todos esa oportunidad”.

Durante demasiado tiempo, la Florida ha estado a favor de reprimir el delito juvenil construyendo más prisiones. Estos legisladores, por fin, quieren cambiar esa situación.

vía EN NUESTRA OPINIÓN: Una segunda oportunidad | El Nuevo Herald El Nuevo Herald.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s