España: En el ‘interior’ de la cárcel

Desde la Audiencia Nacional -por los delitos terroristas- y desde los juzgados ordinarios -por delitos comunes-, el cuestionamiento de los cacheos integrales a los presos está cada vez más en liza. Y la preocupación penitenciaria y policial por ello va en aumento. Este periódico ya publicó que la Audiencia había condenado a Interior por llevar a cabo este tipo de cacheos a un preso de los Grapo, obligando al Ministerio a abonar al interno 4.000 euros de indemnización.

Pero éste no ha sido el único caso. Cada vez con más frecuencia, los juzgados ordinarios también están dando la razón a los presos condenados por delitos comunes y cuestionando los cacheos integrales. Los jueces entienden que se vulnera su intimidad.

Preservativo y envases para introducir la droga.

Pero el cacheo integral, además de estar avalado por doctrina delTribunal Supremo y del Constitucional, es para los expertos una herramienta efectiva para impedir que a los recintos penitenciarios entren materiales prohibidos.

Las fuentes consultadas aseguran que no es un arma indiscriminada que está en manos de los funcionarios para ponerla en práctica a su capricho. Está perfectamente reglada en la legislación penitenciaria. Así la utilizan los funcionarios y gracias a ella se evitan situaciones muy embarazosas que podrían provocar situaciones de peligro.

Cápsulas de presos de ETA.

Como explican los especialistas, hay que analizar esta herramienta en dos planos. El primero es el antiterrorista. Por vía rectal, tras los vis a vis íntimos, los reclusos intentan introducir en las prisiones información y órdenes que reciben desde fuera. De esta maneraETA lograba mantener la cohesión entre el ya casi desmantelado colectivo de presos. De la misma manera, estas medidas también son clave para los terroristas islamistas y para los integrantes de peligrosas tramas criminales.

En segundo plano (aunque al mismo nivel de exigencia) están los presos condenados por delitos comunes. Éstos tratan también de introducir por vía rectal material prohibido y los funcionarios detectan desde drogas (las más de las veces) hasta armas o teléfonos.

Los controles -considerados imprescindibles tanto desde el ámbito penitenciario como en la lucha contra el terrorismo- se centran en los nuevos ingresos, tras los vis a vis íntimos y en los regresos de los permisos carcelarios.

Un boli pistola con una bala.

Día sí y día también, los funcionarios detectan en algún centro internos que tratan de introducir en la prisión material prohibido. Por ejemplo, las mujeres que acuden a los vis a vis a visitar a sus parejas llevan el material que quieren pasar introducido en la vagina, guardado en un condón. Durante el encuentro lo sacan y los internos tratan de esconderlo en el recto. Los funcionarios suelen detectar estas maniobras.

En estas operaciones se han intervenido hasta pistolas y cuchillos. El vídeo con el que se grabó a Bárcenas en la cárcel también fue introducido por el mismo sistema, aunque no pudo ser detectado, ya que la cámara fue localizada a posteriori, no así la tarjeta de memoria. En muchas ocasiones, tras detectar que hay algo escondido y reconocerlo el propio interno, se le aísla en una celda de observación para que evacue lo que lleva dentro. También se utilizan en muchas ocasiones rayos x para confirmar las sospechas.

Los expertos entienden que cercenar esta herramienta supondría una merma en el control interno de las cárceles.

vía En el ‘interior’ de la cárcel | España | EL MUNDO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s