Colombia: De cárcel a universidad

En la mañana del lunes, doña Eunice Moreno se acercó a las antiguas instalaciones de la cárcel de mujeres El Buen Pastor, que estaba ubicada en la Comuna 13 de Medellín. El viernes anterior, el 20% de la edificación fue implosionado para darle paso a la Ciudadela de la Paz y la No Violencia, que albergará a 10.000 estudiantes.

Eunice quiso cerciorarse de que esto era cierto y que sus hijos pudieran ser algunos de los beneficiarios. “Yo tengo cuatro hijos, a uno de ellos le faltan dos años para salir del colegio. Sería muy bueno que pudiera estudiar aquí porque estoy más tranquila sabiendo que está en el barrio”. Hace ocho años, esta mujer llegó desplazada desde el municipio de Tarazá y se asentó en el barrio El Salado de la Comuna 13. Como la mayoría de familias en sus condiciones, vive del rebusque, por eso a veces el dinero no alcanza. “Para mí esta universidad sería de mucha ayuda, porque hay veces que no tengo ni para los pasajes”.

Junto a ella estaba un joven de 17 años que no quiso dar su nombre. Vive en el barrio El Corazón, ya terminó su colegio y no sabía nada de la universidad. “Yo no tengo mucha información. Apenas vine a mirar qué van a hacer, pero me parece muy bueno. Habría que esperar a ver qué opciones nos ofrecen para estudiar”.

Se espera que en 20 meses esté lista esta institución educativa que beneficiará a los jóvenes de esta zona de Medellín, la mayoría de ellos con pocas oportunidades para desplazarse hacia otros sectores donde se encuentran las ofertas académicas.

La obra

La Ciudadela de la Paz y la No Violencia entrará en funcionamiento en 2017. Hace parte del megaproyecto Ciudadelas Universitarias, administrado por la Agencia de Educación Superior de Medellín (Sapiencia), el cual busca llegar a diferentes sectores de la ciudad con el fin de fortalecer el sistema de educación y garantizar mayor cobertura.

El costo total de la obra será de $120.000 millones “de los $400.000 millones que se destinaron para educación y cultura del fondo Medellín, Ciudad para la Vida”, explicó el alcalde Aníbal Gaviria, los cuales provienen de la fusión de UNE-Millicom.

La ciudadela tendrá 93.800 metros cuadrados, de los cuales, según explicó la vicealcaldesa de Educación, Alexandra Peláez, “en una primera fase construiremos 20.000, 5.000 de ellos para espacio público”. La Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) trabaja en los diseños. Según la gerente de la entidad, Margarita María Ángel, será una construcción sostenible que incluye conceptos de bioclimática. Se piensa además en una flor en cada uno de cuyos pétalos se pueda desarrollar el proyecto educativo.

“Es un campus universitario con 24 programas técnicos, tecnológicos, profesionales y cuatro posgrados. Estamos abiertos a propuestas de otras universidades públicas y privadas que quieran acercarse al sector. La idea es que lleguen más y puedan beneficiar a estas comunidades”, añadió Peláez.

Las reclusas

Las 600 reclusas que se encontraban en la cárcel El Buen Pastor fueron trasladadas hace cinco años a las instalaciones de la nueva penitenciaría ubicada en El Pedregal, sector de San Cristóbal. Las instalaciones eran propiedad de una comunidad religiosa que había arrendado un antiguo convento al Inpec y posteriormente fueron vendidas al municipio para desarrollar el proyecto educativo.

vía De cárcel a universidad | ELESPECTADOR.COM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s